Pasarse al otro bando

Me acabo de dar de morros con la dura realidad de lo que implica ser profesor universitario, cuatro meses después de haber empezado a trabajar. Durante estos últimos cuatro meses, ha sido todo coser y cantar… llevo dando clase unos cuatro años (fuera y dentro de la universidad, pero nunca como profesor profesor), con lo que preparar temarios, ponerme en la tarima a explicar, etc. no me supone ningún trauma.

Sin embargo, este es el primer año que me encargo de una ‘asignatura de teoría’. Así las llamamos en Deusto, también las he oido llamar ‘asignaturas de aula’. Vamos, asignaturas que duran un cuatrimestre entero, se dan en un aula de ‘teoría’ (no de ordenadores) y tienen una evaluación final en forma de examen.

Y aquí viene el quid de la cuestión. El viernes fue el examen de mi asignatura (de programación en C/C++, fue un examen a pie de maquina), y he pasado los últimos días enclaustrado en casa corrigiendo. Para desesperación de mi yo-estudiante, ha suspendido la asignatura el 48% de los alumnos que se han presentado (un porcentaje que, al parecer, es normal en la asignatura). Mi yo-profesor, en cambio, se sentía orgulloso de haber sido justo y de haber aprobado a los/las que han demostrado saber programar en C/C++.

Mi yo-estudiante opina que soy un cabrón, que ya podría aprobar a más gente, que la mitad de mis alumnos/as estarán ahora mismo cagandose en mis muertos y maldiciendo el día que nací, de la misma manera que en la carrera poniamos a parir a un profesor cuando pencaba a alguien.

Por otro lado, mi yo-profesor opina que un docente está obligado moralmente a suspender a quien no demuestre tener unos conocimientos aceptables del temario. Es su deber impedir que alguien progrese por la escala evolutiva de la carrera si no sabe programar. Siempre y cuando la calificación sea justa (en el sentido de justicia: aprueba quien sabe, y suspende quien no sabe), no hay ningún conflicto o razón por la que comerse el tarro.

En definitiva, una situación bastante esquizofrénica, en plan Smeagol/Gollum… Igual el yo-estudiante y el yo-profesor son conciliables, pero algo es innegable: cuando cuelgas en la cartelera una lista de calificaciones que basicamente dice “La mitad de vosotros os vais a pasar agosto estudiando mi asignatura”, te das cuenta, sin duda, de que has completado tu paso al otro bando…

20 comentarios sobre “Pasarse al otro bando

  1. Ahi!!!, que quedó de aquel Borja revolucionario que conocí hace más de un año…

    El lado oscuro te ha absorvido, el poder de la fuerza te ha seducido…

    En fin, tendrás que cumplir con tu nuevo deber, algún día yo también(espero) me cambiaré de bando.

    Un saludo señor profesor Don Borja.

    Me gusta

  2. No t compares con smeagol, ya q su destino quiso q terminase abrasado en los fuegos del monte del destino mas alla de Bârad Dhûr..

    Aunque visto desde otro punto de vista su actuación en la cima del monte del destino fue crucial para el desenlace del anillo..

    Un saludo..

    Me gusta

  3. Si que es fastidiado eso de rebasar la estrecha línea. Pero por lo que dices, si mantienes esas discusiones interiores, serás un buen profesor. Yo te podía contar de uno, que sin acabar la carrera, ya era becario, vigilaba en los exámenes y se chivaba a los profes ¡de algunos que habían sido compañeros suyos! Eso es rebasar la línea y no ver el otro lado. Se quedó en el lado oscuro.

    Me gusta

  4. Aupa Borja,
    Sabía que tarde o temprano ibas a escribir sobre este tema (lo cual me alegra) y al ver que te debates ten en cuenta una cosa: los alumnos no copian, comprueban resultados, jejeje.
    De todos modos, eso de dar C en una pizarra… Donde esté el maravilloso proyecto de C a palo seco… Aquello si que era enfocar bien una asignatura, y no eso de darlo en plan como si fuera una asignatura de empresa 😉 (Aunque ya se que eso no lo decides tu, no podía pasar sin decirlo)

    Un abrazo

    TXuS
    PD:pseudocódigo powah! :PP

    Me gusta

  5. [Este comentario es en respuesta al de Mostaza de Canela]

    Como siempre, y como en casi todo, hay que huir de los extremos y encontrar un cierto equilibrio.

    En mi opinion, un profesor no puede aferrarse 100% a su yo-estudiante y pintarselas de ‘profe super-compi mega-enrollado recien licenciado’ que aprueba a todos menos a los que han entregado en blanco (y que, aun así, dará algún punto por poner el nombre). Eso no son más que ganas de caer bien, pura vanidad.

    Sin embargo, un profesor tampoco puede desvincularse 100% de su pasado estudiante, y dejar que su yo-profesor le domine. No puedes dar clase en plan ‘el 10 para Dios, el 9 para mi, y el resto para vosotros’, pencando a diestro y siniestro porque sólo estas dispuesto a aceptar los más exquisitos niveles de calidad. Eso es ser cabrón, así de claro. No puedes olvidar lo mal que lo puede llegar a pasar el estudiante, y las veces que, durante las carrera, te has tirado de los pelos por las injusticias de algunos profesores que parece que ponen la nota con un dado (es decir, nota máxima: 6 😛 ). Claro, si durante la carrera no has sido más que un ‘trepa’ avaricioso (como el becario que comentas, que apostaría lo que quieras a que tampoco compartía sus apuntes…), pues es normal que luego esa persona se convierta en un docente indecente.

    Uhms, justo en medio de escribir este comentario ha llegado el de Txus (al que ahora mismo voy a responder 😉 Efectivamente, el tema de ‘lo que significa ser profesor’ es algo sobre lo que llevo tiempo queriendo escribir. No voy a enrollarme ahora aquí porque el tema puede dar para muuucho. Como pequeño avance, simplemente repetiré que el profesor tiene que saber encontrar un equilibrio entre su yo-estudiante y su yo-profesor. También hay que recordar que la labor del docente es enseñar (en muchos sentidos, no solo el academico, pero eso lo dejo para un posterior articulo). El objetivo que debe plantearse un buen profesor es que el alumno aprenda, no que apruebe. El desafio de un buen docente (en mi humilde opinion) es que consiga que sólo aprueben los que han aprendido. Se produce una injusticia en el momento en el que alguien que ha aprendido no aprueba, o alguien que no ha aprendido consigue aprobar la asignatura.

    Ojo, que yo no presumo de haber encontrado ese equilibrio todavia… aunque me parece que por lo menos estoy bien encaminado…

    Me gusta

  6. [Este comentario es en respuesta al de Txus]

    A ver, voy a hacer un par de aclaraciones sobre la asignatura de C, que me parece que no estás viendo “The Big Picture” 😉

    Tu y yo, al igual que en el plan de estudios actual, aprendimos C/C++ en Laboratorio de Informática I (la que imparto yo, 2º de Informática, 1er cuatrimestre) y Tecnología de la Programación (2º de Informática, 2º cuatrimestre). Por aquel entonces, Laboratorio era una asignatura-proyecto (pero con clases de teoría también), y TP era una asignatura de teoría con sesiones en el centro de cálculo, y evaluada mediante examen a pie de máquina (y, en nuestro año, también con un test un tanto absurdo).

    Lo que se lleva haciendo desde el año pasado es una ‘inversión’ de las asignaturas que, en mi opinión, ha beneficiado bastante al plan de estudios. Laboratorio es ahora una asignatura teorico-practica (2 horas de pizarra, y 2 horas en el centro de cálculo) con evaluación 100% a pie de máquina (ni tests ni polleces). TP, en cambio, es una asignatura-proyecto con defensa ante tribunal (lo cual está muy bien, porque así desde 2º los alumnos se acostumbran a hacer presentaciones, a las defensas ante tribunal, etc.)

    En cierto sentido, Laboratorio y TP son una unica asignatura anual, partida en dos cuatrimestres. Laboratorio es el ‘precalientamiento’, y lo interesante llega en TP, donde los alumnos podrán meterse a saco a programar y hacer un proyecto ‘real’. Y la verdad es que los resultados el año pasado fueron muy positivos, porque los proyectos que entregaron muchisimos de los grupos fueron alucinantes (mucho mejores que los que se hacian cuando la asignatura-proyecto era Laboratorio).

    Vamos, en definitiva, que la filosofia que impera en ambas asignaturas no es, para nada, la de una asignatura de empresa. Yo insisto y reinsisto en clase que la asignatura no se aprueba estudiando los apuntes, leyendose un libro de C/C++, o mirando las prácticas que ha hecho un compañero. Esta no es de esas asignaturas con las que ‘prestando atención’ en clase ya pillas el 80% del temario. Se aprueba programando. Y, como el examen es a pie de máquina, es bastante fácil descubrir a la gente que no se ha molestado en tocar un compilador de C/C++ durante todo cuatrimestre… como la gente que ha tenido la desfachatez de entregar un examen escrito en pseudocodigo o en una extraña mezcla de C y Pascal que, por supuesto, no compila ni de palo (y os podeis imaginar la nota que han recibido esas personas 😛 )

    Me gusta

  7. Aupa, quisiera dar mi personal visión sobre el asunto como parte afectada que soy.

    M parece q l examen n si fue lo q s esperaba. No m gusta pasarm d listillo, pero el examen era minimament aprobable a nada q t hubieses puesto a ello.

    No m quiero ganar l odio d mis compañeros por est comentario (perdooooon),… pero es asi.

    Soy conscient d q s un topicazo enorme q suele decirse en todas las asignaturas: “Si estudias apruebas”. S una frase comparable a “No estudiais nada”, “Studiando la ultima semana, mi asignatura no se aprueba” (apostaria haber oido sta ultima frase a todos, y es cierto q pued q sta dificil,… pero tb es cierto q hay gent q aprueba asi), o las clasicas comparaciones entre clases del estilo de: “Sois la peor clase” o “los d la otra clase estudian mucho mas”. Son frases q s oyen mucho, y q en el campo extra-academico podrian ser aquellas que dicen q los negros la tienen mas larga (perdon si esta ultima frase a sido soez) por el unico hecho de ser negros.

    Pero lo jodido s q n st caso veo q s completament cierta. Lo q pasa s q al ser una asignatura q t ofrece bastant libertad d no hacer nada,… pues puede llevart a no hacerlo.

    Ademas, tengo la impresión d q hay bastantes q ya la tienen cogida mania por haber pencado EDA o programación, y q n cuanto ven q s complica un poco, desisten.

    Dicho todo esto, creo q no hay nada q achacar al profesor. Has hecho todo lo q staba n tu mano creo yo.

    Y para finalizar, y sin entrar n conflictos (porq supongo q tu yo-profesor t llevara a proteger a tus compañeros d todo comentario negativo) generalizare una critica: creo q no hay derecho a faltar la ultima semana d clase, y poner el examen mas jo—- q se recuerda en años (yo m aventuraria a decir q en siglos).

    La verdad es q yo no estoy muy conforme con esa manera de dar clase d copiar en la pizarra lo q sea y luego explicartelo a ti mismo (relativament extendida). Pero los ultimos incidentes, junto a los 5s y 6s generalizados q han acompañado las notas de los (pocos) aprobados d sta asignatura en cuestión, cantan mucho,… y no hay q ser muy listo para ver q a alguien se le fue el asunto (asunto al q algunos llaman examen y otros venganza) de las manos, e intento arreglarlo aprobando a unos cuantos.

    Lo dicho, dejo eso ultimo ahi, porq tanto pasteleo respecto a los profesores,… m ha parecido demasiado. Comprendo q con los años a uno ya las clases le pueden ir preocupando menos, pero sin llegar al extremo d preocupación d Borja (y n general yo creo q todos los profesores novatos), creo q s puede ser buen profesor con un minimo d sentido comun a la hora de poner examenes y con un minimo d interes a la hora de impartir clases.

    Me gusta

  8. Bueno, de entrada, me alegra poder leer la opinión de una ‘parte afectada’ del examen, y que su valoración sea positiva, especialmente teniendo en cuenta que el día de la revisión seguramente no recibiré más que valoraciones negativas 😉

    En respuesta a la primera mitad de tu comentario, lo de “Esta asignatura solo se aprueba estudiando” o “No vais a aprobar la asignatura estudiando la semana anterior” son efectivamente unos clichés desgastadisimos. Yo también los he oido en inumerables ocasiones, y he pasado olimpicamente de esos ‘consejos’, sencillamente porque cada persona es un mundo, y todos tenemos una forma distinta de estudiar. Yo? Yo aprobé el 80% de las asignaturas de la carrera prestando atención en clase y estudiando la semana anterior al examen. Nunca he tenido ni las ganas ni la predisposición a “estudiar 4 horas al dia” (o 5, o 6, o 7, o las que sean). Sin embargo, no niego que haya gente que necesite estudiar día a día, sencillamente porque así estudian mejor. Cada persona es un mundo.

    Sin embargo, hay excepciones. El restante 20% de las asignaturas eran eminentemente prácticas, donde el contenido de la asignatura no se aprendia unicamente en los libros, sino practicando, practicando, practicando. Y entre esas asignaturas está incluida Laboratorio de Informática I. Recuerdo que para esas asignaturas nunca estudiaba antes del examen (bueno, repasaba un poco el día antes, pero poco más), porque el mero hecho de haber practicado con cierta frecuencia (aunque no necesariamente día a día) te daba tanta fluidez en los contenidos de la asignatura, que el examen era coser y cantar.

    Es lo mismo que pasa al aprender un lenguaje. Puedes aprender todos los entresijos de un lenguaje leyendote libros, gramáticas, etc., saberte el vocabulario de memoria, memorizar todos los ‘phrasal verbs’… pero luego estar indefenso en cuanto te plantan delante de un escoces, un australiano, o alguien con un acento cerrau cerrau. Sin embargo, si practicas con asiduidad, acabas manejando el lenguaje con soltura. Utilizar ese lenguaje se convierte en algo natural. Siguiendo con ese simil, presentarse al examen de Laboratorio de Informatica I sin haber practicado, y sólo empollando los apuntes de clase durante la semana anterior al examen tiene tanto sentido como presentarse al examen de inglés de la Escuela de Idiomas sin haber hablado inglés en tu vida, pero habiendo hecho todos los ejercicios del libro.

    El problema, como bien dices, es que en la universidad se habla mucho de que ‘teneis que practicar, teneis que practicar’ pero luego no os obligamos a nada. Ahi, sin embargo, poco puede hacerse, porque ese es precisamente uno de los desafios de la universidad: aprender a ser lo suficientemente responsable como para obligarte a estudiar (o practicar) cuando veas que hace falta (otro desafio es decidir cuándo hace falta y cuándo no :-). El problema es que si todos los profesores insisten en que ‘teneis que estudiar mi asignatura’, pues al final uno acaba pasando un poco del rollo. Y cuando llega una asignatura en la que genuinamente es cierto que ‘teneis que practicar para aprobar mi asignatura’ (como es el caso de Laboratorio de Informática I) y seguimos pasando del rollo, pues nos caemos con todo el equipo.

    En cuanto a la segunda mitad de tu comentario, la referente al profesor que ha puesto un examen/venganza en el que han suspendido casi todos… la verdad es que sin contar con los hechos exactos del ‘incidente’, pues dificilmente puedo dar una opinión razonada.

    Eso sí, el hecho de que ahora tenga un yo-profesor reptando por mi organismo no significa que no sea critico con ciertas personas que, siendo profesores, dificilmente se merezcan tal denominación. Seré protector de mis compañeros cuando crea que un comentario sea infundado o injusto, como ha pasado alguna vez en el pasado. Recuerdo que, siendo estudiante, un/a profesor/a (mantengamos incluso su género en secreto 🙂 fue blanco de muchas críticas por parte del alumnado. A la persona en cuestión me unía (y me sigue uniendo) una fuerte amistad, y yo sabía que esa persona estaba pasando una mala racha a nivel personal. Esa misma persona admitia y reconocia que ello estaba afectando a su calidad docente, y que eso le dolia, porque veia que sus alumnos estaban sufriendo las consecuencias de algo que no debia afectarles para nada (los problemas privados y personales del docente). Y, por supuesto, a mi me dolian los comentarios negativos vertidos contra esa persona, porque los alumnos lo fundamentaban en la ‘incompetencia’ y yo sabia que era por algo mucho más profundo que eso.

    Aun así, siempre quedarán profesores que no tienen excusa alguna. Evidentemente no voy a decir nombres, pero en la carrera he tenido que sufrir a profesores (afortunadamente pocos) que daban vergüenza ajena. No me refiero a profesores que sean ‘cabrones’ o algo así. Profesores cabrones he tenido muchos, pero no puedo negar que por lo menos aprendias con ellos (aunque fuese a marchas forzadas) Me refiero a gente que, ya sea por nepotismo, encumbramiento, o inercia sigue en un puesto para el que está total y absolutamente incapacitado. Profesores con los que no aprendes NADA. Cero. Nada de nada. En mi opinión, es un acto inmoral dejar que a esas personas se les permita subir a una tarima para dar clase, pero ahi siguen (y siguen, y siguen, y siguen…). En esos casos, aun siendo parte del gremio, no me cortaré ni un pelo. Soy el primero en pensar que esas personas deben ser despedidas fulminantemente (si su incompetencia es innata o fruto del nepotismo) o jubiladas (si su incompetencia se debe a causas ajenas a ellos: desgaste físico + mental, etc.)

    Bueno, me estoy enervando y no quiero que nadie se lance a conclusiones precipitadas. Insisto en que estos casos son (afortunadamente) pocos y que la gran mayoría de los profesores que he tenido en la carrera han sido excelentes docentes y, lo que es igual de importante, bellisimas personas. Pero me pone de mala leche que la incompetencia de unos pocos impresentables mancille la reputación de una profesión tan digna como la docencia.

    Ufff… efectivamente (y vista la longitud del comentario, que más bien parece un artículo) me como mucho el tarro con estas cosas, igual más de lo necesario, pero es que ser profesor (de nuevo, en mi humilde opinión) conlleva una responsabilidad más o menos importante. Hay algunos (como los impresentables que acabo de comentar) que prefieren no verlo asi. Ven la docencia como “un trabajo más”. Si todos los profesores, desde el más novato hasta el más experto, dedicasemos un poco de tiempo a comernos el tarro con lo que realmente significa ser docente, y pensasemos un poco sobre las responsabilidades que tiene un docente ante los alumnos y ante la sociedad (porque está formando a los profesionales del futuro), y las ramificaciones de esas responsabilidades, estoy convencido de que la universidad sería un lugar mucho mucho mejor.

    Igual soy un idealista. Igual soy un iluso porque resulta que esto son solo los ideales de la juventud y que la ‘experiencia’ me demostrará lo absurdo de mis ideales. Sinceramente, soy de los que espera no perder nunca los ideales de la juventud (se puede ser joven aun siendo viejo…). En cuanto a la docencia, yo de momento pondré mi granito de arena 🙂

    Me gusta

  9. Nunca he conocido un ego tan grande en mi vida pero oye simpre será la primera vez.

    Un tema las discusiones con uno mismo no creo que sean buenas para tu salud.

    Si haces lo que crees justo y oportuno porque coño te torturas?

    La vida es más fácil VIVELA con RESPETO, sobre odo a ti mismo. Agures

    Me gusta

  10. Bien, como suele ser costumbre, me niego a responder a un comentario anónimo que no me permite defenderme (mediante email al autor del comentario… este tipo de discusiones no me gusta tenerlas en el weblog). Si quieres respuesta, da la cara.

    La gente que me conoce bien ya sabe que lo que dice el tal “Furylo” es un sinsentido 😛

    Me gusta

  11. Yo sólo he encontrado 6 faltas de ortografía en el artículo (de los comentarios no respondo, porque los suelo escribir a prisa y corriendo y sin apenas revisarlos).

    Por supuesto, me encantaría repasar tranquilamente esas seis faltas contigo pero, como suele ser habitual en este tipo de comentarios, no hay ninguna dirección de correo a la que dirigirse.

    A decir verdad, es la primera vez que hay un comentario en mi weblog por parte de un talibán ortográfico (recomendable artículo de Barrapunto). No niego que de vez en cuando olvido poner alguna que otra tilde, pero en general me parece que ando más o menos bien de ortografía (solo ay ke ver kmo escriven en halgunos weblogs, foros, etz.).

    Y no olvidemos que esto no es ni un periodico, ni una revista, ni un medio que por su naturaleza requiera los más exquisitos niveles de calidad ortográfica. A tal efecto, recomiendo la lectura del artículo Homo Informatico-Humanisticum.

    Me gusta

  12. Que caña de personas. Y cuando utilizo esta frase, me refiero a esas personas que lejos de dar la cara y plantear problemas o quejas a titulo personal, se respaldan en emails anonimos para decir sin sentidos. Esto no solo viene por los email que he podido leer en esta weblog (creo que se escribe asi, pero cualquiera se aventura a cometer faltas de ortografia :-P), si no tambien por los emails que he podido leer en una pequeña pagina web que hemos hecho los de la peña de fiestas de Llodio (si teneis interes entrad en grupos msn, y buscar por hay “arkupekoak”). Cada dia veo mas casos que me encolerizan de individuos que respaldandose en el anonimato sueltan calumnias sobre otras personas, sin dar siquiera la opcion de defensa. Si realmente tienes un problema con alguien dirigete a élella en persona, que fijo que si son quejas razonables te lo agradecera.

    Sin mas

    Nota: se que mis palabras van a caer en saco roto, pero necesitaba decirlo.

    Me gusta

  13. Bueno, me alegra ver a alguien con un poco de sentido común (“el menos común de los sentidos”). Lo de los comentarios anónimos (y absurdos) es algo que me parece que le acaba pasando a cualquier persona que mantenga una web. Efectivamente, me temo que tus opiniones (y las mías) al respecto caeran en saco roto, porque dudo mucho que esas personas hagan un poco de autoreflexión y piensen (por ejemplo):

    “Vaya, igual me he pasado un poco con ese comentario de ‘Es penoso que seas profesor en Deusto y cometas tantas faltas de ortografía.’ Ahora que lo pienso, eso de utilizar la palabra ‘penoso’ en una página que puede leer todo el mundo queda un poco provocador. Y mira que no poner mi dirección de correo electrónico. Nada, que he quedado fatal. Mejor le escribo un e-mail en privado y le explico más tranquilamente los fallos de ortografía que he visto, a ver si así en futuros artículos no los comete.”

    Yo no tengo ningún problema en recibir quejas o críticas siempre y cuando sean constructivas, no destructivas. Es decir, que estén bien razonadas y no estén escritas con intención de provocar, picar, etc. Pero a mucha gente le parece mucho más divertido dedicarse a lanzar barro escudándose en la anonimidad…

    En fin, c’est la vie…

    Me gusta

  14. Respecto a lo anteriormente mencionado por mi compañero de clase (no vamos a dar nombre por si las moscas :-p). Estoy totalmente deacuerdo con la calificacion que le has puesto al examen que realizamos examen-venganza (creo que fueron las palabras). La verdad es que no es normal que durante 5 años el mismo ejercicio de “sumar los numero postivos por un lado, y los negativos……”, haya caido varias veces, y lleguemos al examen y todos nos acordemos ya no solo de la madre de la susodich@, si no de su abuela, y de la madre de su abuela,… y asi hasta bastante lejos en el arbol genealogico (los que hayan tenido la desgracia de pencar, probablemente lo hayan desarrollado bastante mas). De hecho, y como ya se hace en alguna universidad, el personal docente deberia de ser objeto de una evaluacion por parte del alumnado, y que los resultados de esta evaluacion sirvan para algo (no como la encuesta esa que se nos hace).
    Por otra parte, y como bien has mencionado en tu mail (me refiero a Borja), algunos profesores (mas de los que creemos), parece que estan obligados por una fuerza todopoderosa a impartir clases, y su desgana conlleva que acabes dejando de lado la asiganatura, y mas todavia si en las pocas ocasiones que has asistido a clase, te dice que si no sabes su asignatura menuda mierda de ingeniero, y que te va a quitar la novia uno de ingenieros de San Mames,…….

    Bueno que me estoy enrollando, solo queria hacer publica mi opinion, sobre ciertos aspectos de la Universidad, oye y quien sabe a lo mejor, si todos pensamos igual conseguimos algo.

    Me gusta

  15. Hola a todos,
    Acabo de entrar en la página y he leido un par de respuesta al artículo de Borja sobre la asignatura que imparte en Deusto.
    En primer lugar me gustaría hacer una aclaración: no soy ingeniero, es decir, para mi el ordenador es una máquina misteriosa que utilizo porque me facilita la vida y del cual aporreo las teclas cada vez que se me cuelga.
    Esto quiere decir que no se ni que ni como imparte la clase Borja. Pero algo si que tengo claro, en vez de mandar mensajes anónimos la gente debería valorar que alguien con la RESPONSABILIDAD de enseñar haga un ejercicio de autoevaluación y reflexión como el que aparece en el artículo de Borja.
    Dejemonos de conjuras de necios y empecemos a valorar las cosas por lo que verdaderamente son, y en estos términos el trabajo, la actitud y el saber estar de Borja solo merecen mi más sincero asombro y respeto.
    Un saludo a todos y buena caza.

    Me gusta

  16. Estaba leyendo los comentarios y me e encontrado con cosas como: “el examen era minimament aprobable a nada q t hubieses puesto a ello”; Bueno en fin. Como expresarme. Yo creo que tampoco hay que generalizar. Esa me parece una valoración poco objetiva, ya que cada persona es un mundo. Habrá gente que podrá aprobar estudiando o practicando “poniendose un poco a ello”, y otros tendremos que meter más horas. Creo que se debería ser un poco mas humilde (y esto es solo una opinión).
    Y ya que estoy, tambien he leido algún comentario referido a los profesores de la universidad de Deusto y me gustaría opinar: no me parece nada bien que haya profesores que suban la nota a algunas personas cuya calificación está entre dos nums enteros sólo pq van a la revisión o pq en ese momento apetece. Que pasa, ¿que todas l@s alumn@s no somos iguales?, Y ya lo que peor me parece son ciertas actitudes de ciertos profesores que no paran de “discriminar”. Por ejemplo, no creo que haya derecho a que un profesor se quede con el nombre de algunos estudiantes (ya sea porque le han peloteado o porque sí) y que estos reciban un trato diferente a los que no estan “fichados” (y no hablo solo de los beneficios que estas personas puedan obtener cuando se le corrigen los exámenes, si no que tambien me refiero a que el profesor se les diriga en un tono bastante diferente).
    Tampoco me parece NADA bien, y esto sí que me parece una verguenza, que en un examen el profesor le coja el boli a alguien por ahí y le haga algun que otro ejercicio o que le ayude un poco bastante demasiado.
    Y ya si un profesor hace las dos cosas a la vez, mmmm, se me ocurren un montón de maneras de acabar la frase pero prefiero no hacerlo.
    Y vuelvo a lo mismo, ¿acaso no nos merecemos todas las personas el mismo trato, o por lo menos el estar en igualdad de condiciones?

    Me gusta

  17. Uhm, voy a empezar mi respuesta con una anecdota verídica. Una vez tuve una discusión (bastante acalorada) con una persona que nos expuso a varias personas sus ideas sobre pedagogía y docencia. La persona en cuestión era un trabajador profesional al que le interesaba mucho poder dar clases en la universidad con dedicación restringida (es decir, dar 3 o 4 horas de clase a la semana, y dedicar el resto del tiempo a su trabajo). De entrada, ya nos mosqueamos porque esta persona nos dijo que sus motivos eran simplemente el poder jactarse de que da clases en la universidad. Vamos, el arquetipo de “campeón” que quiere tener otra medallita más que colgarse. Su filosofía docente era básicamente la siguiente: nos explicó que en sus clases, el primer día dividiría a sus alumnos en dos grupos, los que quieren aprender y los que sólo van a por el aprobado. Los que sólo van para el aprobado podían hacer un test muy sencillo y aprobar la asignatura en la primera semana, y los que querían aprender podían acudir a todas las clases del cuatrimestre. La justificación que nos daba para esto era que quería deshacerse de los gandules, los vagos, y los que no están interesados por su asignatura. “Yo sólo quiero dar clase a los que estén genuinamente interesados, los demás no me interesan”. Puedo imaginarme que hay quien pueda estar pensando “Joder, que boleto, ojalá hubiese más profesores cómo ese!” Pero paremonos a pensar…

    Las personas ahí presentes, pero especialmente los que eramos profesores, le crucificamos en el acto, y basicamente le dijimos que no pinta nada en una universidad. Un profesor tiene la obligación de conseguir que todos sus alumnos aprendan (bueno, por lo menos tiene la obligación de intentarlo con todas sus fuerzas). Esto significa que el profesor tiene que tener muy presente que su clase la componen todo tipo de alumnos, desde gente muy brillante hasta gente con más dificultades para el aprendizaje. Uno de los principales desafios del docente (o al menos para mi lo fue cuando empecé a dar clases hace 4 años) es precisamente conseguir adaptarse a todos los niveles, y hacer sentir a los alumnos que todos están recibiendo un trato justo y adecuado a sus capacidades. Sin embargo, este trato no puede ser el mismo para todos: no puedes abordar la explicación de un tema de la misma manera cuando se los explicas a un alumno de 10 que a un alumno de 5 porque, efectivamente, cada persona es un mundo. Pero tampoco puedes deshacerte la primera semana de todos menos los cerebrines. Eso es un acto canalla y cobarde. Es optar por el camino fácil: en vez de esforzarte en hacer que tu docencia le resulte efectiva a todos tus alumnos (desde el más listo hasta el más cateto), optas por dar clase a un único tipo homogeneo de personas, lo que simplifica bastante la tarea de la docencia. No hay que comerse mucho el tarro si das clase a gente con exactamente el mismo nivel.

    Todo esto es para demostrar que el tema de la igualdad es muy puñetero. Cada alumno es un mundo, tiene un ritmo distinto y unas motivaciones distintas, con lo cual un profesor (en mi humilde opinión) nunca debe dispensar el mismo trato a todos los alumnos. De lo contrario, caemos en la mentalidad de rebaño. Ojo, no me malinterpreteis. Ese trato distinto no se tiene que plasmar en que “como eres listo, me caes bien, y tú que eres tonto… pues no me merece la pena dedicarte tiempo”. Aunque exista un trato distinto, todos los alumnos deben disponer de la misma atención del profesor. Podríamos decir que tienen que “encontrarse en igualdad de condiciones a la hora de disponer de la atención del profesor”. Un profesor no puede centrarse en un grupo de ‘favoritos’ o ‘fichados’, y a los demás que les den pomada (como pretendía hacer el elemento que he descrito al principio). Esto también se cumple a la inversa, eh. Tampoco puedes ir de misionario y centrarte unicamente en los ‘menos aventajados’, dejando de lado las inquietudes que puedan tener los alumnos más brillantes de la clase.

    Esto es algo en lo que he creido (y sigo creyendo) firmemente, así que espero sinceramente que tus comentarios sobre el profesor que se centraba en un grupusculo de alumnos no estén dirigidos directamente a mi. Yo he intentado siempre concederos la misma atención a todos y, aunque (como ya he dicho) el trato sea distinto, nunca cae en prejuicios del tipo “a los listos os trato bien y a los tontos no”. Si en algún momento habeis sentido que ignoraba a algún sector de la clase, o que no dispensaba el trato adecuado, espero que me lo hagais saber porque, por supuesto, os aseguro que no ha sido a proposito.

    Solamente me falta hacer un comentario sobre los redondeos (o ‘subidas de notas’), puesto que me parece injusto que se achaquen a un supuesto trato desigual (seguimos con el tema de la igualdad…). Los redondeos en las notas (que yo si que realizo, lo dije abiertamente en la revisión, y lo digo aquí) en mi caso sólo se producen cuando haya algo que lo justifique (y, por supuesto, siempre y cuando estemos hablando de que la nota esté a 1 o 2 decimas del siguiente numero entero…). Por ejemplo, yo no tengo ningún problema en redondear un 7’8 a un 8 si la persona en cuestión ha mostrado interés en clase, si me ha enviado ejercicios y exámenes para que los corrija, si el examen no contiene errores graves de concepto, etc. Vamos, es una pequeña recompensa por haber participado activamente en la asignatura. Yo no lo veo como una desigualdad… si alguien se merece un redondeo de notas, pues será alguien que ha demostrado que se ha currado la asignatura (y no valen excusas de “pues yo si que he trabajado mucho en la asignatura, pero tú como vas a saberlo si no me ves trabajar”, porque repeti hasta la saciedad que cualquier persona podía enviarme sus ejercicios o exámenes resueltos para que se los corrija… algo que hizo muy poca gente, por cierto)

    Lo redondeos, además, no los hago “solo porque alguien venga a la revisión”. La mayoría de los redondeos los hice antes de la revisión (al corregir los examenes, y analizando cada caso individualmente), y sólo redondee dos notas en la revisión (notas de gente que ya estaba aprobada). Lo que luego no cuenta la gente es que denegué bastantes más redondeos. No hay que olvidar que la revisión no es solamente para que el alumno pueda ver su examen, sino también para obligar al profesor a revisar el examen (idealmente tendría que corregirlo de nuevo si se solicita la revisión, pero no se suele llegar a esos extremos). Y si alguien viene a la revisión, miro el examen de nuevo, y me doy cuenta en ese momento de que un redondeo está justificado, pues no tengo ningún problema en hacerlo. No tiene nada que ver con que la gente te llore o te ponga carita de carnero degollado… son muchos examenes los que hay que corregir, y puedo tener un despiste, y la revisión es el momento en el que puede corregirse ese despiste.

    Me gusta

  18. Bueno ya e visto que mi comentario de ayer ha tenido respuesta.
    Para empezar, lo que comenté sobre dar un trato diferente a las personas de la clase (trato diferente en el sentido de fichar a “los listos” …), no lo decía por tí Borja. Si mis comentarios los hubiese hecho por ti, no me hubiese andado con segundas, sin poner nombres (no puse nombres, porque no era lo que venía al cuento, aunque bueno el tema no se yo si venia mucho al cuento, pero bueno). Hubiese dejado claro que me refería a ti.
    Y lo de los redondeos, bueno yo no veo bien que se hagan con un criterio, como decirlo, poco claro, que de la sensacion de ser “solo si vienes a la revision”

    Me gusta

  19. Aupa, por alusiones, vuelvo a participar.

    Siento q Nives haya malinterpretado mis palabras. Cuando hablaba d “el examen era minimament aprobable a nada q t hubieses puesto a ello” no staba insinuando q t lo podias sacar con la punta del —- (censurado, q sta d moda)…

    No s mi intención ser prepotent ni nada parecido, y comprendo q haya gent q tenga problemas con la asignatura. Supongo q quien haya tenido problemas, los habra tenido por diversos motivos q desconozco, y quizas inconscientemente cai en la trampa d generalizar…

    Lo q si t puedo decir es lo q estudie yo. Y yo particularment, hice una cantidad bastante grande d ejercicios, y le dedique bastante tiempo… reconozco q puede q yo infravalorase mi propio tiempo con la dichosa frase. Yo saco las asignaturas adelante (casi todas 😀 ), pero no por tener un cerebro brillante (ni siquiera por andar detras d los profesores), yo le dedico bastante tiempo a estudiar.

    Aclarado ese punto queria volver a explicar q para mi (insisto: para mi) la asignatura era “facil de sacar” porq a base de hacer los ejercicios propuestos, habia llegado a un punto en el q honradament, el examen me resultaba “sencillo” (y no s trata d q d repent veas todos con 0s y 1s n plan Matrix, es q el temario al fin y al cabo no es muy grande, y muchos conceptos s dieron el año anterior en programación).

    Insisto n q no me va la chuleria y todo lo q he conseguido en el aspecto academico (suena mu formal, llamalo como quieras), ha sido a base d estudiar (tampoco he llegado a fusionarme a la silla en la q estudio ni nada parecido, eh?). Lo q pasa es q entre estudiar con boligrafo y papel “Administración d empresas” (por poner un ejemplo) y estudiar con el Borland (por muchos errores extraños q m diese) lo segundo para mi no es “estudiar” (vamos, q por extraño q parezca, incluso m gusta :-D).

    Vale, ya para finalizar con este asunto, se q mi opinión es muy parcial y probablement poco usual, pero q quede claro q no intento hacerle la rosca a nadie, es realment lo q pienso (aunq se q al releerlo a mi yo “estudianteqacabadsalirdexamenes” le entraran ganas d escupir a mi yo-“lascosascomoson” q acaba d escribir un comentario tan “benevolente”, acerca d una asignatura q al fin y al cabo, ha formado part d estas 3 horribles y aburridas semanas d examenes).

    Ahhh, y hablando de parcialidad,… reconozco q el contacto cotidiano d determinados alumnos con los profesores (en general) puede influir d forma positiva en sus puntuaciones (n cierta manera, no creo tampoco q nadie les regale creditos),… pero no entiendo como esta actitud nos puede perjudicar al resto,… (m incluyo n l resto, porq a mi los profesores m dan mucho respeto).

    Creo q si puede influir, y sin entrar en mayores rollos (porq ntonces el articulo y los comentarios tomaran un tamaño mas inmenso si cabe), yo no he visto nunca cosas tan cantosas como las q tu dices,… realment lo has visto¿? El unico profesor d los q he tenido hasta l momento a quien considero capaz d hacer algo asi (tan extremament imparcial) el año pasado stubo gran parte del cuatrimestre de baja (:-) no doy mas pistas…).

    Weno pues, sin mas, si has sido capaz d leer esta chapa, no m vuelvas a malinterpretar, Nives.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s