¡Macchiato!

Por fin, después de una larga búsqueda, por fin he encontrado algo parecido al café con leche español de toda la vida. Bueno, en realidad lo que he encontrado es algo parecido al cortado de toda la vida, pero menos da una piedra, no?

Todo empezó cuando me informaron de que en el campus de la Universidad de Chicago hay una cafetería que sirve café espresso, no la chochinada aguada que encuentras aquí por todos lados. La cafetería en cuestión está en Swift Hall, muy cerca de Ryerson Hall (mi edificio).

La primera vez que fui ahí, miré la laaarga lista de cafés que sirven, y me decanté por pedir un cafe au lait (que supuse sería un café con leche). Grande fue mi decepción cuando me sirvieron leche con vapor, pero me indicaron que el café tenía que cogerlo de los termos que tienen el café aguado. Mal rollito. La proxima vez me decanté por pedir un espresso pero, claro, entonces me sirvieron un café solo. En una mesa tenían botellas de leche para los clientes, pero la mezcla no molaba: era leche fria (que enfrió por completo el espresso) y el café con leche autentico y genuino tiene que tener leche con vapor. Así que a la tercera fue la vencida cuando ya me decidí a explicarle a la amable camarera qué tipo de café quería.

– ¿Me pones un espresso con leche?
– ¿Con leche? Tienes leche en la mesa de ahí [señalando a la mesa con leche fría]
– No, no, con leche caliente.
– ¿Leche con vapor?
– Si, exactamente.
– Ah, entonces tú lo que quieres es un macchiato!
– Pues como si quieres llamarlo ‘neutrino sideral’, cariño. Tú ponme el puto espresso con leche que necesito mi chute de cafeina.

Después de servirme el macchiato, comprobé que la proporcion café/leche era más propia de un cortado que de un café con leche. De hecho, luego busqué un poco por Internet y vi que ‘macchiato’ significa ‘(café) manchado’ en italiano (vamos, café con una ‘sugerencia’ de leche). Pero bueno, aun así me supo a gloria. El primer café hecho y derecho que tomo desde que llegué a esta tierra de cafés aguados. A ver si la proxima vez le explico a la amable camarera que quiero aun más leche en mi ‘macchiato’…

7 comentarios sobre “¡Macchiato!

  1. Menudas cosas se entera uno … me viene saber todo esto, para cuando algún día tenga que ir a USA. Es cómo un curso a distancia …”Este usted en Chicago sin estar en Chicago” Bueno haber si conseguimos afinar y puedes disfrutar del café de siempre 🙂

    Me gusta

  2. Me parto de la risa, me estoy imaginando al amigo Borja subiendose ligeramente sobre el mostrador y poniendo cara de Michael Douglas en “Un dia de Furia” mientras dice:

    – “Dame el puto macchiato si no quieres que saque a pasear a mi magnum 44”

    En fin, desvarios aparte, el proximo dia prueba a pedirlo “molto macchiato” a ver si surte efecto.

    Me gusta

  3. También puede ser directo y pedir un macchiato con muuuuucha leche, o si no te acaba de convencer te doy la solución en bandeja: comprate una cafetera, pide a alguien (segun EEUU -> región separatisata vasca 😉 que te mande un buen pedido de cafe a chicago, así te preparas y te llevas tu cafe calentito y a tu gusto 😀

    Me gusta

  4. Que jefe! Lo que me he reido. A mi como el café no me gusta, no tengo esos sindromes de abstinencia que parece que padeces 😉 Por cierto, y sacando a relucir más diferencias, no sé quien me dijo que allí las coca-colas sabian diferente, más fuerte, es verdad? Bien es cierto que aqui, dependiendo de si tomas una lata, botella de 2l o botellin de bar también sabe diferente… Pero bueno, era por saber. Un saludo!

    Me gusta

  5. No se muy bien cómo he llegado a tu Weblog, lo que si se es porqué. He visto que habías estudiado en el ASB de Bilbao y un breve resumen de tu trayectoria profesional antes de irte a Chicago. Me ha interesado mucho porque yo tengo una hija de 5,5 años que estudia en el ASB y no se si has reflexionado sobre el tema, pero la elección del colegio de un hijo es un asunto difícil de enfrentar (sobretodo en ciudades del tamaño de Bilbao) y no está nunca exenta de la sombra de la deuda acerca de si estará haciendo bien o no.
    La lectura de tus escritos me ha impresionado realmente bien. Pareces una persona formada e informada equilibradamente, además de sólidamente (no todo el mundo tiene acceso a la Universidad de Chicago), ahora voy a abusar de tu generosidad al compartir y te voy a pedir que me contestes dos preguntas: ¿si pudieras retroceder en el tiempo y elegir tu mismo tu colegio volverías al ASB? ¿Qué añadieron tus padres en tu proceso educativo para lograr esos resultados? Si antes de responder quieres saber algo más de mi, no dudes en escribir al E-Mail que te indico. Gracias anticipadas.

    Me gusta

  6. Ese Yuki! Puedo confirmar (y confirmo) que lo de las Coca-Colas es totalmente cierto, aunque a mi me pasa lo contrario de lo que te han contado. Curiosamente, aquí las Coca-colas son insipidas y aguadas, y la Pepsi sabe sorprendentemente bien. No sé a qué se deberá (¿la calidad del agua que utiliza la planta de embotellamiento?), pero es muy curioso. Ahora me veo bebiendo más Pepsis que Coca-Colas, mientras que cuando estoy en España me gusta mucho más la Coca-Cola.

    Goiko: A ti te respondo por e-mail, que si no me va a quedar un comentario muuuuuy largo 😀

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s