Hoy en EL CORREO

Acabo de recibir una llamada de mi padre informandome que hoy salgo en la edición impresa de EL CORREO, con foto y todo. Al parecer, el periodico de hoy incluye un cuadernillo central sobre el 25 Aniversario de ESIDE, y yo figuro en la sección de «Testimonios de antiguos alumnos». Así que ya sabeis, conseguid una copia y mofaros un poco a mi salud 😛

Por cierto, los más Deustenses (los que leeis el BiU y tal) reconocereis que el texto que acompaña mi foto es una síntesis de otros textos que he enviado al BiU y a la Revista UD durante el último año. Para que veais cómo evolucionan las palabras en el medio impresio, este es el texto original que aparecio en el BiU hace unos meses (algunos lo reconocerán como el texto del «buen rollito»):

ESIDE fue mi segundo hogar durante seis años, primero como estudiante de Ingeniería Informática (1998-2003) y luego brevemente como profesor de programación (2003-2004). Ahora estoy haciendo el doctorado en la Universidad de Chicago, y tengo que decir sinceramente que, a pesar de lo increible que resulta estudiar en EEUU, en muchas ocasiones me doy cuenta de que añoro el ambiente que se respiraba en los pasillos de ESIDE. ¿Pero qué diantres tendrá ESIDE que no tiene la prestigiosa Universidad de Chicago? Retrocedamos un poco en el tiempo…

Antes de empezar mis estudios de Ingeniería Informática en Deusto (allá por el año 1998), yo pensaba que la universidad era un lugar donde lo único que haces es estudiar. Estudiar, estudiar, estudiar. “Se acabó lo que se daba”, me dije a mi mismo durante el verano de 1998, imaginando que la universidad sería una especie de cámara de tortura china donde no había sitio para la diversión, sólo para el estudio. Y clases aburridas. Y horribles ogros verdes desempeñando las labores docentes.

Respiré aliviado al descubrir que la Facultad de Ingeniería no es así (aunque sí me topé con más de un ogro verde…). Me encontré con una variada fauna de estudiantes verdaderamente apasionados por la informática. Los informáticos vocacionales eramos una minoría en la facultad, pero entre nosotros se formaba un compañerismo muy fuerte. Y es que cuando juntas a un montón de adolescentes que llevan trasteando con ordenadores desde su tierna infancia, versados en ciencia-ficción y fantasía, algunos con ese punto de revolucionario con ganas de romper con todo, y casi todos con las hormonas como una alarma de incendios… pues se crea un ambiente y un buen rollo muy especial.

En ESIDE podía pararme a hablar con alguien y mantener una larga conversación en la que se intercalan ofuscadas referencias a conceptos informáticos (“Ese tipo de comentarios los envio a /dev/null”, “¡ACK! ¡ACK!”, “…esta versión ejecuta un bucle infinito en 3 segundos”) y enrevesados guiños a películas de ciencia-ficción (haber visto La Guerra de las Galaxias, Tron, y la filmografía completa de Darren Aronofsky -varias veces- es un requisito indispensable para participar en muchas de estas conversación).

En ESIDE muchos de nosotros podíamos dar salida a nuestras inquietudes tecnológicas (todo lo que no nos enseñaban en las aulas) y a nuestro afán por el software libre gracias al e-GHOST, el grupo de Software Libre de la UD (http://www.e-ghost.deusto.es/). Este grupo, por cierto, aunaba a los informáticos más frikis y fanaticos de la facultad…

Y sólo en ESIDE celebramos la impresionante Semana ESIDE (http://www.eside.deusto.es/eventos/semana/), quintaesencia del buen rollito universitario. Un evento en el que muchos profesores estan dispuestos a parodiarse a si mismos en sketches cómicos y en el que los informáticos por fin podemos sentirnos realizados al participar en concursos hechos a nuestra medida (lanzamiento de disquete, Tetris con piezas ‘de verdad’, concursos de Quake, etc.).

Aquí en Chicago, en cambio, no hay conversaciones ofuscadas en los pasillos, ni tenemos nada remotamente parecido a la Semana ESIDE, ni los profesores están dispuestos a hacer el payaso delante de una cámara . Así que, respondiendo a la pregunta que he planteado antes: ¿Qué tiene ESIDE que no tiene la Universidad de Chicago? Bueno rollo, tío, buen rollito…

Más adelante, el texto se recortó para ponerlo en un cuadernillo que repartieron por institutos y tal:

ESIDE fue mi segundo hogar durante seis años, primero como estudiante de Ingeniería Informática y luego brevemente como profesor de programación. Ahora estoy haciendo el doctorado en la Universidad de Chicago, y a pesar de lo increíble que resulta estudiar en Estados Unidos, todavía añoro el ambiente de ESIDE. Por los pasillos de la Facultad te encuentras con gente tan apasionada por la Informática como tú, y puedes dar rienda suelta a tus inquietudes tecnológicas en los grupos y actividades extraescolares, con los profesores, con tus compañeros, etc. ESIDE tiene un ambiente especial que es dificil reproducir, incluso en centros de la talla de la Universidad de Chicago.

Y el texto que aparece en EL CORREO, al parecer, es aun más corto 😉 Gajes del oficio periodistico, me imagino…

En fin, sólo era eso… vamos, que me ha hecho ilusión salir en EL CORREO 😛

2 comentarios sobre “Hoy en EL CORREO

  1. Sí Borja, yo te comprendo perfectamente.
    Resulta irritante la manipulación mediática, sus mentiras tintadas que sólo buscan la noticia barata. El periodista asesino que hiere con sus líneas a plumilla, el criminal del papel que miente más que habla y calla lo que sabe.

    Sí, los odio tanto como tú…grrr.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s