Jetlag sux :-P

A ver, recapitulemos…

El 3 de julio a las 7:30 de la mañana (14:30 en Madrid) me despierto en mi piso de Chicago, sin necesidad de utilizar despertador ni ná. Mi cuerpo está alegre y feliz, porque llevo ya varias semanas durmiendo 8 horas diarias, sin interrupciones, y desperandome siempre fresco como una rosa.

Ese mismo día, a las 17:10 (00:10 del 4 de julio en Madrid) salgo de Chicago en un vuelo a Londres (donde luego pillaré un vuelo a Madrid). Mi cuerpo lleva 10 horas sin dormir. No problemo.

Transcurridas dos horas del viaje, llega ese momento en el que, a pesar de no necesitarlo estrictamente (12 horas sin dormir), mi cuerpo en condiciones normales se prestaría a dormir si yo se lo pidiese amablemente. Intento dormir durante el vuelo. Fracaso miserablemente gracias a las tremendas turbulencias durante el vuelo. El avión se menea en los tres ejes del movimiento, y el piloto incluso dice por megafonía “No se preocupen, que estas turbulencias son normales”. Yo generalmente no me acojono si veo que las azafatas siguen sirviendo bebidas, porque eso significa que efectivamente no pasa nada. Sin embargo, en un momento dado una de las azafatas dice por megafonía “Señoras y señores, hemos dejado de servir bebidas momentaneamente debido a las turbulencias.” Yo me empiezo a acojonar un poco y eso, por supuesto, no resulta muy útil para dormirse apaciblemente.

A las 6:50 del 4 de julio, hora de Londres, (7:50 en Madrid) llego a Heathrow. 17h20m sin dormir. Mi cuerpo empieza a mosquearse. No le gusta estar despierto más de 16 horas. De momento, no se queja porque mi nivel de tolerancia (por experiencia) parece ser de +-4 horas.

A las 11:45, hora de Madrid, llego a Barajas. 21h15m sin dormir. Mi cuerpo pasa del mosqueo al cabreo. Intenta indicarme por todos los medios que tengo que irme a la cama YA. Me pesan los parpados. Siento la necesidad de adoptar una postura horizontal en cuanto me sea posible. Sin embargo, en actitud desafiante, yo me propongo aguantar despierto hasta la noche y me voy a pasear por los madriles para mantenerme ocupado. Mi cuerpo, mientras tanto, empieza a preparar su venganza.

A las 22:00, hora de Madrid, me meto por fin en la cama. Casi 32 horas sin dormir. E insisto: normalmente yo no permanezco despierto más de 16 horas (para mi lo de las 8 horas diarias de sueño es sagrado). No sólo eso: nunca he estado sin dormir tanto tiempo. Mi record personal ronda las 24 horas (y durante el Aste Nagusia, que son unas circumstancias bastante más agradables que pasar 8 horas en un avión turbulento, por no mencionar las puñeteras colas en los controles de seguridad e inmigración en los aeropuertos).

A las 7:00, hora de Madrid, me despierto. Duermo 9 horas de un tirón. Sin interrupciones. Sin ni siquiera levantarme para beber agua o utilizar el WC. Eso me inspira una sensación de confianza. ¿Será posible que haya superado el cambio de horario en un sólo día? Mi cuerpo, sin embargo, sigue planeando su venganza.

A las 8:00, hora de Madrid, (1:00 de la madrugada en Chicago) me tumbo inocentemente para descansar los ojos un momento. Sin embargo, “un momento” se convierte en cinco horas y me despierto a las 13:00 de la mañana, medio groggy. ¿Cómo es posible que, habiendo dormido tan profundamente durante 9 horas, vuelva a dormirme de nuevo poco después? (¡y durante 5 horas!). Pienso inocentemente que sencillamente estoy recuperando las horas de sueño perdidas y hago vida normal el resto del día. Visito a los organizadores del curso de Grid en la Complutense. Gente maja. Buen rollo.

A las 23:00 me meto a la cama, esperando que volveré a dormir profundamente como la noche anterior. Mi cerebro lanza la orden de ir a dormir.

/sbin/sleep

Mi cuerpo no responde. Soy incapaz de cerrar los ojos.

/sbin/sleep now

Ningún efecto.

/sbin/sleep now --force

Nada. Lo intento de nuevo, pero pido explicaciones.

/sbin/sleep now --force --debug

En ese momento, mi cuerpo me desvela por fin su plan maestro. Como HAL 9000 explicando friamente a Dave que no puede poner en peligro la misión, o como Hannibal Lecter explicando a Clarice lo que hizo con ese funcionario que intentó evaluarle. Con una voz pausada, metódica, y tranquila me explica que esas 9 horas de sueño ininterrumpido fueron sólo para hacerme pensar que había vencido al cambio de horario. Para inspirarme una falsa sensación de confianza. Todo el rato, sin embargo, ha mantenido mi reloj biologico sincronizado con la hora de Chicago. Y ahora, por mucho que en Madrid sean las 23:00, para mi cuerpo son las 16:00 de la tarde. Concluye diciendo que ya puedo intentar irme a dormir todo lo que quiera: it’s not gonna happen, man. Al final, me he pasado toda la noche entre intentar dormir (sin éxito) y pasar el rato leyendo. Sobre las cuatro y pico de la madrugada he conseguido dormirme (cuando mi cuerpo pensaba que eran las nueve y pico de la noche en Chicago). Pero claro, me he tenido que despertar unas dos horas después para asearme, acicalarme, vestirme, e ir a la Complutense…

A las 9:00 de la mañana (2 de la madrugada en Chicago), empiezo a dar clase con sólo dos horas de sueño a mis espaldas. Personalmente, me parece poco profesional y casi irresponsable por mi parte :-/ Está claro que la próxima vez que venga a España a dar un curso tengo que venir con más días de antelación para dejar que la adaptación al cambio horario corra su curso de manera natural en vez de obligar a mi cuerpo a pasar casi 32 horas sin dormir, algo que nunca había hecho y que me ha quedado bastante claro que no es muy sano…

En fin, a ver si esta noche consigo dormir un poco mejor (y más) y rindo un poco mejor en clase.
Txus (que asiste al curso) me ha dicho que se me notaba bastante el sueño, pero que no sabe si lo ha notado precisamente porque él me conoce cuando estoy “en forma”. Aun así, me parece que el curso ha ido más o menos bien, aunque es una experiencia (dar clase con falta de sueño brutal) que no quiero repetir en un futuro previsible :-/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s