Subiendo el listón

Sí, hacer el doctorado en EEUU supone pasar varios años trabajando como un negro. Sí, en la universidad te exigen bastante más de lo que te exigen en España. Sí, aquí hay que aguantar todas las idiosincrasias de la cultura americana. Pero, mirando el lado positivo, el hecho de estar aquí te lo pone muy fácil poder asistir a eventos que rara vez (o nunca) se organizan en España (y, si los organizan, nunca en Bilbao… siempre en Madrid o Barcelona). Por poner unos cuantos ejemplos, aquí en Chicago pude asistir al Lord of the Rings Symphony, pude ver la Guerra de las Galaxias en el parque central de la ciudad, al aire libre, y con un sonido es-pec-ta-cu-lar, y hace poco pude ver en persona a Ang Lee, que vino a la uni a presentar su última película y a dar una charla.

Pues bien, lo de esta noche ha dejado el listón bastante alto. Pero, antes de nada, una pequeña introducción. Es bien sabido que a mi me gusta mucho el cine. Además, soy de esos cinéfilos que disfrutan con las bandas sonoras y, de hecho, son de los pocos CDs que me compro porque los amortizo rapidamente. Mi compositor favorito desde hace tiempo es Danny Elfman (el compositor habitual de Tim Burton). Sin embargo, a pesar de lo mucho que me gusta Elfman, al final siempre tengo que rendirme ante el maestro: John Williams. Sí, prefiero el estilo oscuro y atormentado de Elfman, pero, joder, Williams ha compuesto algunos de los temas más memorables de la historia del Cine de las últimas décadas: Star Wars, Tiburón, ET, Indiana Jones, etc. Mi admiración por John Williams, de hecho, viene desde hace tiempo. Cuando era un crío, y los CDs de música eran algo nuevo, mi padre compró un reproductor de CDs (enorme en comparación con los actuales), y uno de los primeros CDs en nuestra colección fue The Spielberg/Williams Collaboration, que escuche una y otra vez… y que hoy en día sigo escuchando de vez en cuando.

Pues bien, esta noche he tenido la tremenda fortuna de poder escuchar a la Chicago Symphony Orchestra (una de las mejores orquestas del mundo) interpretar música de John Williams… ¡con el mismísimo John Williams dirigiendo la orquesta! Ha sido sencillamente impresionante. En el programa estaban incluidos temas de Encuentros en la Tercera Fase, La Guerra de los Mundos, Tiburón, Harry Potter, y Star Wars. Williams también interpretó temas de otros compositores, como el tema de Star Trek de Jerry Goldsmith y el tema de Los Siete Magnificos de Bernstein (la mítica “musica del oeste”… si la ois, la reconoceis). Por sorpresa, Williams incluyó en medio del programa el tema de 1941, una mediocre película de Spielberg, pero con una marcha militar que siempre me ha encantado. Oir todas estas piezas en directo ha resultado verdaderamente emocionante. Tengo que destacar la selección de temas de Encuentros en la Tercera Fase, que me puso los pelos de punta.

En fin, cuando terminó con las piezas programadas, el teatro explotó en aplauso y una muy merecida ovación. Tal fue el estruendo que hicimos que Williams nos concedió la friolera de tres bises. Primero, el tema de “Luke y Leia” de El Retorno del Jedi, una de mis pistas favoritas de las bandas sonoras de las películas de Star Wars. Luego, un tema que Williams compuso para el telediario de la NBC, del que solo aprovecharon los primeros 15 segundos… el resto de la pieza (que dura unos tres minutos), curiosamente, te hace pensar en reporteros persiguiendo la noticia por todo el mundo. Y finalmente, para finalizar de manera apoteosica: el tema de Indiana Jones, mi heroe favorito del celuloide. Casi me da algo. Escuche la pieza entera con una sonrisa tonta dibujada en mi rostro. Finalizado el tercer bis (y me parece que precisamente debido al tercer bis), el publico siguió aplaudiendo y ovacionando a Williams que, tras salir a escena varias veces, visiblemente emocionado, se despidió del público y dio por concluida la velada.

Que pasada. Como he dicho antes, esto deja el listón bastante alto. No sé qué puedo hacer para alcanzar un estado mayor de embriaguez cinéfila. ¿Conseguiré ir a los Oscar algún año? ¿Conoceré en persona a Tim Burton, a Steven Spielberg, a Peter Jackson, o a mi querida Emma Thompson? ¿Tendré la oportunidad de hacer un cameo en alguna de sus películas? Only time will tell…

7 comentarios sobre “Subiendo el listón

  1. ¡Increible! Me encantaria oir esos scores en directo, y la verdad es que no necesitaria que fuese el mismo John Williams quien la dirigiese (porque directamente me daria un tabardillo alli mismo).

    Creo que ese tipo de cosas haran que merezca la pena tus esfuerzos en el doctorado.

    PS. Esos eventos no se producen ni en madrid…por desgracia.

    Me gusta

  2. La misma sensación, clavadita, igualico que lo que pude vivir con Morricone, pero a otra escala…. Y es que John Williams es John Williams. Que dientes más largos me has puesto.

    La próxima vez llevate una grabadora y miramos de hacer negocio…

    Me gusta

  3. Pues si la verdad es que hacer el doctorado en Estados Unidos debe de traer bastante trabajo; pero seguro que las cosas que puedes hacer en los ratos libres es mejor.
    Además siempre queda muy bien en el CV eso de haber estado en Estados Unidos.
    Venga Borja a pasarlo bien, y haber si tienes la suerte de tener un tu-a-tu con Tim.

    Me gusta

  4. Aghh…. pero que cabrito, los hay con suerte (Notese un tono “bueno rollito”, sin intención de ofender a nadie 😉

    Y es que coincido con Borja, ese estilo recorcido y misterioso de Elfman es irrepetible, pero para que engañarnos, John Williams es John Williams. Y es que despues de un tiempo de abandono de la música me estoy re-enganchando a las bandas sonoras de peliculas, y vamos, como Homer Simpson con una rosquilla 😛

    Me gusta

  5. Envidia absoluta… Como friki de las bandas sonoras tuve el gustazo de ver a Bernstein en Barcelona (Bueno si, y a Nyman, que hasta me firmo unos discos…), pero vamos… que daria lo que fuera por escuchar a Williams en directo.

    Que digo yo que estudiar en Londres tb deberia tener ventajas, como conciertos de Bandas Sonoras (ando desconectado y todavia no he encontrado nada…), CDs de segunda mano baratitos (excepto “treasure planet” por una libra, nada de nada…) y musicales (no hay ni tiempo y mucho menos dinero) pero yo no encuentro nada. Como colofon, ayer se me jodio el MP3, donde tenia unos 7-8GB de Bandas sonoras… Frustracion maxima.

    En fin… gran descubrimiento de blog, gracias a un amigo.

    Nos vemos

    Me gusta

  6. Hej! sólo comentar que me ha hecho gracia que comentaras el disco de John Williams. Por esa misma época, supongo, yo también me compré el disco, pero en vinilo 🙂 Recuerdo que lo compré en ECI y después de grabarlo en cinta lo devolví porque saltaba un montón. Después de los años creo que saltaba por culpa de la aguja de la cadena, no del disco (porque en ECI no saltó ni una sola vez…). Recuerdo que lo cambié por un “Todo Techno” que bueno.. jeje.. clásicos “techno” de los 80 como Enola Gay y cosas similares…

    Una lástima no haber tenido CD por aquel entonces ^_^

    Saludos desde Estocolmo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s