Pastizal for the piños

Uno de los “benefits” de mi actual empleo es un jugoso seguro dental, así que decidí visitar a mi dentista en Chicago para que me pegase un repaso. Cuando era estudiante, sólo iba al dentista para emergencias, y dejaba las revisiones para mi dentista habitual en Bilbao, principalmente porque ir al dentista en EEUU (si no tienes un seguro dental) sale bastante caro. Por ejemplo, la unica emergencia dental que tuve aquí en Chicago fue un empaste que se me cayó, dejando un agujero considerable en una de mis muelas. La dentista decidió que el diente estaba lo suficientemente dañado que era necesario ponerle una corona al diente, y un empaste al diente de al lado. Resultado: unos $1,500 de golpe.

Sin embargo, mi actual seguro dental cubre este tipo de gastos. Así que lo dicho: fui a la dentista a que me echase un vistazo. También coincidía que se me había caido otro empaste, y había que arreglarlo. En fin, tras echar un vistazo, la dentista concluyó que había que hacer cinco empastes. Como ya sabemos, ir al dentista es como ir al mecánico; vas para un cambio de aceite y siempre te encuentran algo más. Visto que tenía un bujero impresionante en una de mis muelas, uno de los empastes era claramente necesario. Los otros dos eran “re-empastes”, empastes que ya tenían cierta edad, estaban desgastados, y era conveniente reemplazarlos. Los otros dos empastes me parece que me los metió doblados, pero vistos los rayos X, y los agujeros en ciernes, estoy dispuesto a creer que por lo menos van a servir algún proposito.

Parentesis: Al parecer mis empastes están bastante desgastados (y son propensos a caerse) porque tengo la costumbre (inconsciente) de apretar los dientes de noche, lo que produce fricción sobre la superficie de los dientes, desgastandola poco a poco (una condición denominada bruxismo). Se puede solucionar facilmente si te pones un “retainer” por la noche, algo sobre lo que he sido cada vez menos disciplinado desde que me quitaron el aparato dental. Ahora me lo pongo sin falta todas las noches 😛 En fin, que lo del “retainer” no es solo para mantener los dientes bonitos.

En fin, una evaluación, una limpieza de boca, y cinco empastes. El coste total, si no tuviese seguro dental, es…

$2,045

Vamos, unos 1,500€ al cambio. Por cinco putos empastes. Eso sí, ese es el precio que tendría que haber pagado si no tuviese seguro dental. Como tengo seguro, y el dentista es un “dentista concertado” de la aseguradora, ofrecen unos precios especiales. Así que el dentista solo me cobra $1,005 (unos 700€). Y como el seguro cubre la mayoría del empaste, me reembolsan $651 (unos 470€). Así que el coste final resulta ser:

$354 (unos 250€)

Bueno, 250€ por cinco empastes (y una evaluación y una limpieza de boca) me parece razonable. Pero me toca las narices que, si no tienes seguro dental, un tratamiento tan básico como unos empastes te puede salir unos $2,000. Y ojo que, incluso con seguro dental, yo todavía tengo que adelantarle al dentista $1,000, y esperar unas semanas a que la aseguradora me mande un cheque con el reembolso de los $651. Y he tenido suerte de que los empastes los cubren al 90%; cuando me toque hacerme una corona o algo más fuerte, la aseguradora solo cubre el 40%.

¿La moral de la historia? Ninguna, aparte de que me sigue tocando las narices como funciona la sanidad en este país.

6 comentarios sobre “Pastizal for the piños

  1. Deberías contar toda la historia…
    Si los empastes originales fueron fruto de los pasteles y el poco cuidado, la moraleja podría ser:
    ¿De aquella glotonería, estos “pastizales”?

    Saludos.

    Me gusta

    1. Que va… precisamente soy de los que son casi compulsivos con la higiene oral, especialmente desde que tuve que pasar por una ortodoncia hace años. La moraleja (al menos para mi) es la importancia del retainer (por razones no sólo estéticas, que pensaba que era para lo único que servía)

      Me gusta

      1. Yo si tuve razones para entonar el “mea culpa” pastelero en 2 empastes.
        Siento mi ignorancia, pero lo del retainer suena al bocado ese que llevan los boxeadores en combate. ¿Me equivoco?

        Saludos.

        Me gusta

      2. IDEA: ¿Has probado como reacciona con luz negra? Si lo llevas en Halloween a alguna fiesta resultaría divertido y cumplirías con las órdenes del médico. :-)))

        Me gusta

  2. El retainer en español se llana férula y los que se hacen a medida para los bruxistas son mas finos y rigidos que los protectores bucales que usan los deportistas. Muchos deportistas se los hacen a medida porque siempre ajustan mejor que uno estándar.

    El mayor problema que puede tener un bruxista es el de la fractura de las piezas dentales ya que con los años, de tanto apretar se van generando fisuras que pueden hacer romperse los dientes. Si es tu caso, vete preparando mucha mas pasta porque las soluciones de implantes dentales son ultracaras.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s