Por qué ya no me bajo (casi) nada de Internet

Desde las gélidas tierras Chicaguenses, he seguido un poco el culebrón de la “ley Sinde”, y digo “un poco” porque cuesta estar al tanto de lo revolucionado que está el patio cuando estás en otro patio. No estoy tan informado como quisiera para opinar sobre la “ley Sinde”, pero sí estoy hastiado de que el debate se centre en cómo penalizar a los piratas malos malosos en lugar de centrarse en nuevos modelos de negocios que permitan que todo el mundo salga ganando. Y precisamente es lo que quiero comentar en este post: el modelo de negocio con el que me he encontrado aquí en EEUU y cómo facilita que ya no tenga que bajarme (casi) nada de Internet a través de canales de dudosa legalidad.

Partamos de unos cuantos supuestos: yo quiero escuchar música, ver películas, y ver series de televisión, quiero obtenerlas cómodamente, y estoy dispuesto a pagar por ello. Hago énfasis en “cómodamente” porque me parece que mucha gente acaba tirando de las descargas no porque salgan gratis (que tampoco es del todo cierto; hay que pagar al proveedor de Internet, y a servicios como Rapidshare, proveedores de Usenet, etc.) sino porque es mucho más cómodo que los canales “tradicionales” de distribución de contenido (y voy a explayarme un poco sobre el aspecto de la “comodidad” en este post). También parto del supuesto de que el artista tiene derecho a ganarse los garbanzos con su creación, y que es preferible un mecanismo de distribución que permita que el dinero fluya más directamente al creador (con el mínimo de intermediarios). El que tiene que lucrarse con una creación artística es el artista, no la SGAE, el top manta, el Rapidshare, Usenet, etc.

Pues bien, mi tesis es que en EEUU el modelo de negocio ha evolucionado para satisfacer a gente como yo, que quiere contenidos, los quiere cómodamente, y está dispuesto a pagar por ellos, y valora el derecho del artista a lucrarse. En España, por lo que oigo y me cuentan mis amigos, estamos estancados en paradigmas anticuados diseñados para perpetuar artificialmente a compañías y modelos de distribución que no pintan nada en el siglo XXI.

Vayamos por partes…

La música

Situación ideal (“cómoda”): Quiero MP3s de prácticamente cualquier artista, sin limitaciones DRM: lo quiero poner en mi ordenador, en el iPod, en el ordenador del despacho, etc. Y, sí, de vez en cuando igual se lo quiero pasar a un amigo porque le puede gustar esa canción.

Antes de venir a EEUU: Básicamente tenía dos opciones. La primera era comprar un CD con la música y ripearlo para extraer los MP3. La segunda era bajarme canciones de Internet (BitTorrent, Kazaa, eMule, etc.).

La verdad es que para casi toda mi música tiraba de la primera opción, pero no dejaba de ser un coñazo (vamos, no cumple la condición de ser cómodo). Hay que ir a la tienda a buscar el CD (o pedirlo por Internet y esperar a que llegue) ripearlo, y luego el CD se queda muerto de risa en una estantería. En otros casos, cuando lo único que quería era una canción suelta (en vez de un álbum entero), pues al final acababa tirando de Internet, porque era mucho más cómodo. Pero, evidentemente, no cumple la condición de que el dinero llegue al artista.

En EEUU: Dos palabras: Amazon MP3. MP3 a cascoporro por menos de $1 por canción, y casi todos los álbumes rondando los $7-$10. Descarga directa a tu ordenador sin DRM. Haz con el MP3 lo que quieras. Desde que he venido a EEUU, no me he bajado ni una sola canción de Internet (vale, vale, comprar a Amazon MP3 es bajarse algo de Internet; para evitar confusiones, si utilizo la expresión “bajarme de Internet”, me refiero a cuando se hace a través de canales de distribución que no benefician al artista). Tampoco me he comprado ni un solo CD. Toda mi música la he comprado en Amazon MP3, y siempre que he querido un album, Amazon MP3 lo tenía disponible.

Amazon MP3 me parece un servicio impresionante, especialmente por su incomparable sencillez: yo les doy $1, ellos me dan una canción. Y ya está. Ni suscripciones, ni streamings, ni DRM, ni ná. Y, además, es un sistema que claramente beneficia al artista e incluso permite a músicos independientes publicar su música sin el coste de emitir CDs y depender de discográficas o SGAEs. Sin ir mas lejos, The Modeens, con los que pasé unos días en Arizona durante mi road trip, publican su música independientemente por Amazon MP3, y me dijeron que les funciona de maravilla.

Veredicto: Amazon MP3 satisface todos mis requisitos. No hay nada que mejorar o cambiar. Me atrevería a decir que si en España hubiese un servicio similar, el “pirateo” de canciones disminuiría drásticamente.

Péliculas

Situación ideal (“cómoda”): Las películas, cuando están en el cine, se ven en el cine. Y punto. Lo siento, pero incluso si me dan la opción de comprar una película legalmente y digitalmente cuando todavía se está proyectando en salas, prefiero verla en una sala que en un monitor o una televisión. Ahora bien, cuando ya haya pasado por las salas, lo que quiero es poder ver la película en alta definición en la televisión de mi casa (no en el ordenador) cuando me dé la gana.

Antes de venir a EEUU: Pues no había otra alternativa que alquilar el DVD en el videoclub. Pero no es una opción cómoda: hay que ir al videoclub, si es una película popular igual están todas las copias alquiladas, hay que devolver la película al cabo de unos días o te cobran dinero, etc.

En cuanto a bajar películas de Internet, yo personalmente nunca lo he hecho. Soy muy tiquismiquis para el cine, y soy de los que piensan que el cine hay que verlo bien, o en una sala o espatarrado en un sofá delante de la tele. Por aquel entonces, si te bajabas una película de Internet, la calidad solía ser bastante mala y era difícil ver la película en la tele en lugar de el ordenador.

En EEUU: Netflix, una especie de “videoclub por correo”. Pagas una mensualidad, y puedes alquilar todas las película que quieras, en DVD o Blu-ray, con la limitación de que sólo puedes tener N DVDs simultáneamente en casa (en mi caso, N=2 y pago $18 al mes). Seleccionas las películas a través de su web, y te las mandan por correo, con un sobre prepagado para devolverlas. Cuando devuelves una película, te mandan automáticamente la siguiente en tu lista de películas. Ah, y no te cobran si tardas en devolver la película (he llegado a tener una película en mi casa tres meses porque nunca me apetecía verla). Pero, vamos, si devuelves las películas al cabo de 3-4 días, amortizas sobradamente la mensualidad (comparado con lo que te soplarían en un videoclub).

Puede parecer que esto no tiene muchas ventajas sobre los videoclubs tradicionales, así que por si no ha quedado claro: no tienes que ir a un videoclub, la película que quieres casi siempre la tienen (nunca he tenido que esperar más de 24 horas por una película, incluso nuevos estrenos), no tienes que preocuparte por volver al videoclub para devolver la película (la metes en el buzón, y nunca te “multan” si tardas en devolverla), y tienes películas ilimitadas.

Eso sí, este sistema tiene una pega: ¿Qué pasa si un sábado a las siete de la tarde me entra el antojo de ver una película concreta? ¿Espero al lunes a que me llegue la película de Netflix? No, porque Netflix también ofrece un servicio de streaming que va incluido en la mensualidad. El catalogo de streaming no es tan extenso como su catalogo de DVDs y Blu-rays, pero no es moco de pavo. En esas situaciones en las que estaba aburrido y quería verme alguna película, cualquier película, para pasar el rato, siempre he encontrado algo en Netflix Streaming. Las películas streaming se pueden ver en el ordenador, pero también hay dispositivos para ver las películas desde la tele. En mi caso, mi Playstation 3 tiene instalada una aplicación para acceder a Netflix Streaming, y puedo atestar que la calidad de la imagen es muy buena (incluso hacen streaming en alta definición para ciertas películas).

Netflix es un modelo de negocio revolucionario. De hecho, la bancarrota de Blockbuster y Movie Gallery, antaño megafranquicias de videoclubs, se atribuye en gran medida al demoledor exito de Netflix. No me entra en la cabeza que a nadie en España se le haya ocurrido montar algo similar. En serio, la persona que monte ESPflix se va a forrar de la noche a la mañana. [Ver comentarios y este enlace]

Veredicto: Netflix satisface mis necesidades peliculeras, pero no tanto como Amazon MP3 con la música. A pesar de que Netflix Streaming me encanta, tienes que estar conectado a Internet. Ojo, que yo tengo una conexión bastante barriobajera (para lo que son las conexiones en EEUU) y aun así la calidad de la imagen es muy buena. El problema (para mi) no es el ancho de banda, sino el hecho de que hay ciertos lugares donde no voy a poder ver las películas (p.ej., en un avión, en un hotel sin Internet, etc.).

Series de Televisión

Situación ideal (“cómoda”): Pues similar a las películas, excepto que las series las tolero mejor en la pantalla del ordenador. De hecho, cuando viajo, lo que más veo para pasar el rato son series de televisión en el portatil.

Antes de venir a EEUU: Por aquel entonces no había descubierto las series americanas, pero la unica alternativa, seguramente, habría sido bajárselas de Internet.

En EEUU: Evidentemente, puedo ver las series en la tele (una de las ventajas de estar en EEUU). Pero no es cómodo: ¿por qué tengo que ver House exactamente los lunes a las siete? ¿Y si quiero verlo a otras horas? Bueno, para eso tenemos dispositivos DVR (de grabación digital) que te permiten grabar tus series favoritas a verlas en otro momento. Eso sí, el video se queda en el DVR; en la mayoría de los dispositivos, no hay manera de extraer el video del dispositivo por si quieres verlo en otro dispositivo (como el portatil). Por esta razón, tengo que admitir que todavía dependo bastante de “otros medios” para obtener las series, aunque tampoco me parece que estoy siendo demasiado “malvado” porque, si me empeñase, seguramente podría montarme un media center para grabarme las series (que ya puedo ver en abierto, y pago a la compañia del cable mi mensualidad para poder ver esos canales) y convertirlas a DivX yo mismo. De nuevo, al final es una cuestión de comodidad.

Pero, ¿Y si quiero verme episodios antiguos? De nuevo, Netflix al rescate: tienen un catalogo enorme de series de televisión, tanto en DVD como Streaming. Sin embargo, no tienen los episodios recientes (vamos, el episodio de House de esta semana).

Para eso hay que ir a Hulu, algo así como un YouTube pero para series de televisión (y que desafortunadamente no permite ver sus videos desde fuera de EEUU). Hulu te permite ver los episodios recientes de bastantes series, incluso en alta definición, y con sólo 3-4 pausas publicitarias (con un único anuncio; vamos, en mi opinión, totalmente aceptable dado que es un servicio gratuito).

Tiene la pega de que solo pueden verse los vídeos desde un ordenador (si intentas reproducirlo en la PS3 u otros dispositivos, te dice que naranjas de la China). Al parecer, es una condición impuesta por las cadenas de televisión (que quieren que, si te ves sus series en una televisión, pues que sea con su avalancha de anuncios). Sin embargo, para eso ha salido Hulu Plus, una versión de pago con más series, que sí permite ver los vídeos desde la televisión (de hecho, tienen un cliente para PS3), y con temporadas enteras en lugar de los cinco últimos episodios. Eso sí, la selección de series todavía es un poco floja.

Veredicto: En EEUU, las cadenas de televisión siguen ancladas en su modelo tradicional de negocio, sacando buena parte de sus beneficios de los anuncios. Por lo tanto, la distribución digital de series todavía está un poco verde, pero por lo menos se van produciendo avances poco a poco (como Hulu, Hulu Plus, etc.), y me imagino que esto sigue estando bastante mejor que en España.

Conclusión

Desde que estoy en EEUU, ya casi no me bajo nada de Internet (excepto, como he mencionado, algunas series, aunque podría grabarlas yo mismo si me empeñase, con lo cual no me parece que bajármelas resulte en un perjuicio al artista). Y la razón no es porque el gobierno de EEUU me haya metido miedo con imágenes de piratas malos malosos o con leyes Sinde, sino porque existen modelos de negocio que me dan (casi) todo lo que quiero.

No soy muy libremercadista, pero este es un caso donde el libre mercado ha funcionado: hay gente que está dispuesta a pagar por sus contenidos (música, películas, etc.) si se proporcionan de una manera cómoda. Surgen compañías como Netflix, triunfan, y las compañías que dependían del modelo antiguo desaparecen (sin que el gobierno intente perpetuar artificialmente su existencia).

Así que, en resumen, me parece que el gobierno debería obsesionarse menos en penalizar a los piratas malos malosos, y centrarse más en incentivar nuevos modelos de negocio (o dejar de incentivar los modelos antiguos), de tal manera que esos piratas malos malosos se queden sin público y no tengan razón de ser. A mi me parece que mucha gente, al igual que yo, está dispuesta a pagar por su música, películas, etc. (y seguramente ya se está dejando un pastizal en banda ancha, Rapidshare, Usenet, etc.), pero no hay ninguna compañía en el mercado que ofrezca esos contenidos legalmente en colaboración con los artistas. Hacen falta menos leyes Sinde, y más emprendedores que se encarguen de crear un Amazon.es MP3, un Hulu.es, un ESPflix, etc.,

De nuevo, siguiendo todo el revuelo de la ley Sinde desde Chicago no estoy tan informado como me gustaría, e igual lo que digo es una sandez. Pero lo que sí puedo decir es que, al menos aquí en EEUU, esos nuevos modelos son viables y están funcionando.

13 comentarios sobre “Por qué ya no me bajo (casi) nada de Internet

    1. Muy interesante el enlace, muchas gracias. Parece que me equivoco con aquello de que quien “monte [un Netflix Español] se va a forrar de la noche a la mañana” 😉

      Eso sí, parece que el negocio les falló principalmente por factores externos, no porque el modelo de negocio no fuese válido. Lo de “perder” un 7.5% de los DVDs es una barbaridad; no he conseguido encontrar datos oficiales, pero una estimación no-oficial (basada en datos proporcionados por Netflix) sitúa las perdidas de DVDs de Netflix por debajo de 0.5%.

      Y luego, evidentemente, está el problema de que las distribuidoras, estudios, etc. se esperan, de entrada, unos beneficios poco realistas. Hace falta más voluntad de apostar por estos nuevos modelos sin imponer mínimos artificiales que claramente no se van a producir cuando se empiece a implantar este modelo. Y lo dicho: en EEUU este modelo está funcionando, porque las majors y las distribuidoras le dan acceso a Netflix a unos catálogos brutales, y me imagino que no lo hacen por amor al arte, sino porque les supone una fuente de ingresos importante.

      Me gusta

  1. Varios comentarios, el primero que afirmas al principio del artículo: “Canales de dudosa legalidad” simplemente sacarte de tus dudas: piratebay, microtorrent, elitesharemula, seriesyonkis… son todas legales (semos todos mayorcitos para ir dudando a estas alturas creo yo) y no cometes ninguna irregularidad bajándote lo que quieras de ellas 🙂

    Con respecto a Amazon MP3 tienes una alternativa muy buena llamada spotify, donde no pagas por canción sino que pagas mensualmente dependiendo de la tarifa que tú elijas para los diferentes servicios, a mi me parecen ambas opciones buenas.

    Con respecto a películas bajadas de internet, decirte que hay formatos como mkv que dan muchísima calidad, lo importante muchas veces es saber bajar y buscar las cosas, no es lo mismo bajarse un DVDrip que una peli grabada con un movil y el viejo a punto de morirse al lado…

    La “industria” está venga a quejarse de seriesyonkis y demás portales para bajarse gratuitamente todo… lástima que no sepan que contra “lo gratis” se puede competir con “lo fácil” y con “lo de calidad”. Un sitio web donde tenga series y películas en alta calidad a un precio razonable (15€/mes) creo que funcionaría sin mayores problemas… incluso puedes ponerle anuncios ( y bajar el precio , obviamente XD)

    Ale, mis comentarios 😛

    Me gusta

    1. Yo no me meto en sí bajarse música/películas/etc. es legal o no. Cada vez que me meto en ese debate, acaba siendo un dolor de huevos. Sin embargo, no estoy del todo convencido de que esos canales sean 100% legales y, si lo son, no me cabe duda de que una prioridad del gobierno es que no lo sean. En EEUU, de hecho, son ilegales y a mucha gente le han caído unos puros considerables por compartir y/o bajarse música (igual los tribunales acabarán determinando que son legales, pero de momento son ilegales). Vamos, que es terreno inestable y “dudoso”.

      En cualquier caso, “canales de dudosa legalidad” no es el término que debería haber utilizado, porque lo que realmente me estorba es que esos canales no benefician al artista. Incluso si fuesen 100% legales, prefiero servicios como Netflix y Hulu porque parte de lo que les pago le acaba llegando al artista (y si tengo una cuenta de pago en Rapidshare, o Usenet, o invierto en un mega-canuto de banda ancha para bajarme medio Internet, al artista no le llega nada). Aparte, tal y como están las cosas ahora en EEUU, donde te pueden meter un pleito brutal por compartir música o películas, pues casi prefiero los servicios donde sé que no me van a poder demandar. Lo triste es que en España no tengamos esa opción.

      En ese sentido, estoy totalmente de acuerdo con lo último que dices, y precisamente aquí en EEUU se han dado cuenta de que efectivamente puedes competir contra lo “gratis” con “fácil y de calidad”, que es lo que consiguen Netflix, Hulu, Amazon MP3, etc.

      Me gusta

  2. En cuanto a Hulu comentar que desde España se puede ver instalando en el ordenador algo como hotspotshield y para verlo en la tele tan fácil como enchufar el pc al televisor usando la conexión hdmi no?

    Me gusta

  3. España es un país diferente. Y ésta pseudoafirmación es real. Aquí tenemos arraigado el concepto de que,”cómo ya pagamos internet”, tenemos derecho a descargar lo que nos venga en gana. Y ésto mayormente porque somos un país de pandereta, donde la explosión de la comunicación y conocimiento provocó una auténtica avalancha de consumismo a nivel de hardware, porque el concepto que nos han vendido es el de la posesión, comprar y atesorar cuanto cacharro hay con tal de ser lo más de lo más. Es un snobismo digital aberrante, que no nos permite vislumbrar las diferencias.

    Me dedico a desarrollos web. Durante el pasado y calamitoso año 2010, ni un sólo cliente de los que tenemos ha dejado de preguntar cosas cómo “vosotros que entendéis de ésto, ¿no tendréis el Komtapluch (la publi se paga) crackeao?”. Hablamos de “empresarios”, que no entienden siquiera el concepto de inversión / gasto. Todo lo que no sea comprarse un coche/móvil/portátil/cacharros es un gasto, incluso en su propio negocio. Esto nos da una pauta de la POBREZA mental a nivel empresarial, que cuenta con otros recursos. Si vamos a nivel usuario, la cosa es peor. Por no hablar de ésta generación de niñ@s yonkis del móvil… que meten a padres axfisiados en gastos que no pueden soportar. Si aún así crees que en ésta aldea de Europa la gente (el grueso de la población) podría comprar un mp3 o una peli… es que estás excedido de sentimiento americano y otro nivel de vida, al que sencillamente, no estamos ni preparados. También estuve en USA, entiendo de lo que hablas, aunque lamentablemente tenga que vivir una realidad muy diferente a la que quisiera, lo cierto es que es lo que nos toca vivir.

    No olvides que en USA, a los críos se les enseña de peques conceptos cómo la economía en aspectos básicos, pero muy bválidos. Un chaval yanki de 15 años sabe lo que es un fondo de inversión. Pregúntale a uno de los nuestros… puede salir por cualquier lado…

    ¿De quién es la culpa? De todos. Nos quejamos cómo deporte y no hacemos NADA de NADA para mejorar la situación, no plantamos cara a la realidad y no tenemos siquiera intenciones de hacerlo. y ésto es grave. Estamos involucionando en tantos aspectos, que en ocasiones pienso que si debería ser empleado o seguir apostando por un futuro incierto… pero por suerte se me pasa al acordarme lo ingrato de las limitaciones que tuve cómo empleado y porqué quise hacer algo por mi mismo. Quizás mucha gente debería viajar a USA y entender porqué se pueden hacer cosas aquí, porque algo si he comprobado. Nada mejor que una experiencia personal para entender la realidad.

    Un blog agradable. Vine de Bandaancha y me encontré con un tema que despertó mi curiosidad, gracias por compartir la experiencia, visiones, ideas y otros, un abrazo.

    Me gusta

  4. Yo me atrevería incluso a decirte que estás un paso por detrás de la tendencia en modelos de negocio ;-P

    Sigues describiendo espacios donde lo importante (en la mayoría de los casos) es la posesión: descargar los mp3s, tener las películas, etc… Y creo que todo va a tirar más por el acceso. Negocios como Spotify y Google Ebooks nos están dando las pautas. Nos olvidamos ya de poseer y pagamos por acceder. Me temo que describe a la perfección nuestra sociedad de usar y tirar.

    Me gusta

  5. Las medidas anti-pirateria que se llevan a cabo en España son en su mayoria contraproducentes. Por ejemplo, es indignante que las copias de alquiler incluyan un prefacio de visionado obligado donde se nos dice lo mala que es la pirateria, y se nos amenace con tomar medidas legales si hacemos una copia ilegal (o violemos de alguna manera en copyright). Yo solía recurrir mucho al alquiler, pero ya no. Si yo ya he ido al videoclub y he pagado 3€ por alquilar la copia…. ¿porque cojones me tienen que amenazar? No entiendo. Ante esta situación, yo personalemente he dajado de alquilar y me descargo las pelis directamente. Las que puedo las veo en el cine, por supuesto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s