Haizea TP 1.1

Hace un par de semanas anuncié el lanzamiento de la primera versión de Haizea, el software que estoy produciendo en mi investigación doctoral. Hoy he lanzado una versión actualizada (Technology Preview 1.1), disponible en:

La principal novedad de esta versión es que incluye soporte para OpenNebula 1.0, también lanzado hoy mismo (el grupo de investigación con el que trabajo este verano es el mismo que desarrolla OpenNebula). OpenNebula y Haizea, utilizados juntos, permiten gestionar máquinas virtuales Xen o KVM en un cluster utilizando distintos tipos de reservas (como reserva de recursos en avance). Hay muchos más detalles en la web de OpenNebula y de Haizea. Y, por supuesto, lanzo mi enhorabuena al equipo de OpenNebula por lo currada que está la primera versión estable de su software, y por el infinito buen rollo que me han mostrado al colaborar con ellos.

Otra novedad interesante: Nos han publicado la noticia del lanzamiento de OpenNebula y Haizea en la portada de Barrapunto 🙂

Haizea

Hoy he llegado a un punto relativamente importante en mi investigación, ya que el trabajo que he estado haciendo recientemente ha alcanzado por fin suficiente masa crítica como para publicarlo no sólo en forma de artículo sino también en forma de proyecto de software. Hoy he lanzado públicamente el proyecto Haizea:

¿Qué es Haizea? Bueno, la respuesta a esa pregunta se encuentra en la web, pero intentaré resumir y dar poco el tostón (aunque voy a tener que asumir un mínimo de conocimiento informático). Suponed que tenéis un cluster de ordenadores, y que queréis compartir ese cluster entre varios usuarios. Evidentemente, cada usuario tendrá necesidades distintas: algunos querrán ejecutar programas en modo batch y otros querrán control exclusivo de parte o la totalidad del cluster durante un tiempo (p.ej., imaginad un profesor que quiere impartir un laboratorio de programación paralela de 14:00 a 16:00 todos los miércoles). Y cada usuario, claro, quiere un entorno software distinto. Hay soluciones que abordan partes de este problema y suelen estar muy especializados para un caso de uso concreto. Por ejemplo, los gestores de jobs son muy buenos para ejecución batch desatendida, pero suelen ser nefastamente malos para reservas en tiempos concretos (y de darte exactamente el entorno software que quieres, ni hablar). Por contra, sistemas como Amazon EC2 son excelentes para conseguir exactamente el entorno software que quieres, pero hay que pedirlo en el instante en el que se quiere. Similarmente, VMWare y compañía ofrecen gestores de infraestructura virtual pero principalmente orientados a servidores con alta disponibilidad.

Pues bien, Haizea (y buena parte de la investigación que realizo) tiene como objetivo proporcionar una solución general al problema del aprovisionamiento de recursos. El software que he desarrollado, utilizado en combinación con OpenNebula (un gestor open source de infraestructura virtual desarrollado por el grupo de Arquitectura de Sistemas Distribuidos de la Universidad Complutense de Madrid), permite gestionar un cluster Xen o KVM (y pronto también clusters VMWare) y desplegar máquinas virtuales dinámicamente en el cluster satisfaciendo varios casos de uso simultáneamente y eficientemente. Lo mismo puedes pedir “quiero una máquina con 2 CPUs y la quiero ahora“, o “dame 10 máquinas, cuando puedas, pero que se ejecuten durante 2 horas”, o “dame 20 máquinas mañana de 14:00 a 16:00”. Por cierto, “eficientemente” es la palabra clave aquí. Una de las razones por las que las soluciones existentes se centran en un caso de uso concreto es porque no suele ser posible combinar varios eficientemente. Ojo que la versión actual es todavía un “technology preview”, así que todavía le falta bastante funcionalidad, pero el proyecto irá creciendo bastante en los próximos meses.

Por supuesto, detrás de todo esto hay unos rollos macabeos tremendos de investigación. Al que se sienta aventurero, le animo a que se lea el artículo donde presenté las ideas principales de Haizea: Combining Batch Execution and Leasing Using Virtual Machines. Aunque no lo parezca, el contexto de esta investigación sigue siendo la computación grid, donde el aprovisionamiento eficiente de recursos es un problema. Más recientemente, Haizea también podría enmarcarse como una contribución dentro de la “computación cloud“, donde los recursos tipicamente se gestionan con tecnologías de virtualización (a los que estamos en el mundo de la grid, el término “cloud” nos resulta un poco marketing-iano porque toma muchas ideas de la grid, únicamente añadiendo el uso de máquinas virtuales). En fin, si alguien no ve claro algo de lo que digo aquí o en la web de Haizea, o qué utilidad tiene esto, o cuanto son 400 dracmas, que lo diga en los comentarios y yo respondo ipso facto.

Por cierto, no lo he dicho explícitamente, pero Haizea es, evidentemente, open source. Ya iba siendo hora de que, después de tanto predicar a favor del software libre y el código abierto, hiciese mi propia contribución. Y, sinceramente, lo que más me anima de este proyecto es saber que estoy devolviendo algo a la comunidad a través de un proceso abierto y colaborativo.

P.D.- Como ya saben los lectores euskaldunes, “Haizea” significa “viento” (vale, vale, más correctamente “el viento”). Inicialmente escogí ese nombre (hace ya casi un año) simplemente porque quería que mi sistema tuviese un nombre en euskera que sonase bien tanto en inglés como en castellano y me dio por “haizea”. Eso si, durante el último año han estado saliendo todo tipo de juegos de palabras en relación a la “computación cloud”. No se paran de ver artículos tipo “Are clouds a nebulous concept?”, “Will clouds go up in smoke?”, “Cloud Computing: Eyes on the skies”, etc, etc. Así que “haizea” resultó ser, sin querer, otro juego de palabras más… porque las nubes no se mueven sin un poco de viento… (eeeeeeh, eeeeeeh, ¿lo pillas? ¡viento! ¡nubes! si es que soy un caso perdido… xD )

P.P.D.- En la web doy los agradecimientos de rigor, pero la verdad es que tengo agradecer especialmente el apoyo del Grupo de Arquitectura de Sistemas Distribuidos de la Universidad Complutense de Madrid, con el que estoy trabajando este verano. Si no llega a ser por ellos, que me ofrecieron la oportunidad de desarrollar una versión más estable de Haizea para utilizar en combinación con OpenNebula, no creo que Haizea hubiese llegado a ver la luz del día (o, al menos, habría tardado bastante más). Y tampoco hay que olvidad, claro, que me han traido a España durante todo el verano 😉